¿Has oído hablar de ENISA? ¿Sabes lo qué es?

El nombre está compuesto por siglas y su significado es: Empresa Nacional de Innovación Sociedad Anónima. Con esta corta información ya podemos empezar a entender de qué trata ENISA y cual es su propósito.

Empresa nacional se refiere a cualquier organización empresarial de carácter público y esto implica que, la entidad busca un beneficio que normalmente se consigue desde una Administración pública. En este caso, los prestamos Enisa depende directamente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. “Innovación” es la siguiente palabra de las siglas de ENISA que encontramos, entendiendo que es una organización pública que tiene como objetivo promover y apoyar proyectos empresariales innovadores, pero, ¿cómo lo consigue? Todo esto se realiza a través de concesión de préstamos participativos y la promoción de actividades relacionadas con el capital de riesgo, todo esto con el propósito de favorecer la entrada de liquidez en aquellas empresas en el ámbito nacional que se puedan llegar a considerar innovadoras.

La ventaja fundamental de estas concesiones respecto a la banca tradicional, y es que no se requieren garantías ni avales personales, solo se requiere de un excelente plan de viabilidad. La entidad prestamista de ENISA, a cambio de estas facilidades que presenta, consigue una participación en los beneficios de la empresa financiada, así como el cobro de ciertos intereses, los cuales están directamente relacionados con la evolución económico-financiera de la organización.

Asimismo, los plazos de amortización y carencia se han visto considerablemente ampliados desde el 2016, tratándose así de una clase de fórmula intermedia entre el préstamo tradicional a largo plazo y el capital de riesgo. Sin embargo, al contrario que el capital de riesgo, los intereses son deducibles de impuestos y no es necesario realizar una evaluación de la empresa durante la inversión y desinversión.

Entrando más en detalle, vamos a ver cuáles son las distintas líneas de financiación de ENISA. Existen tres líneas distintas de financiación (Creación, crecimiento y consolidación) que dependen del tipo de fase empresarial en la que se encuentre la empresa solicitante.

Los importes que se pueden llegar solicitar a través de las líneas de financiación de ENISA, pueden oscilar entre 25 mil y 1,5 millones de euros, y no se pueden solicitar importes fuera de los rangos preestablecidos para cada caso

Fuente aptki